miércoles, octubre 03, 2007

custodiando los fuegos




reconocernos en la llama
lumbre inalterable
con aquel dolor de excusa
mutante
sutil milagro
que insistirá en nombrarte
cuando ensordecedor
retumbe
mi latido.


diana poblet

4 comentarios:

Héctor dijo...

Por casualidad caí en este blog. Soberbias, máximas, maravillosas, divinas (y tengo un millón de lugares comunes para aseverarlo) tus poesías. Son del estilo de las que me gustan (en realidad las únicas verdaderas, las que salen del corazón y se enroscan deliciosamente en las palabras). Te saludo con una mía, si la aceptás.

TU AUSENCIA

Tu ausencia total
desde la alta piedra del infinito
gotea y gotea sobre mis ojos
y me rebalsa en lágrimas.

Sin vos, lo perdí todo, hasta el desamparo.

Sin vos, lo perdí todo, hasta el olvido.

Soy santafesino, vivo en Santa Fe (ciudad) y hoy, 19 de noviembre,hace muchísimo calor. Mis felicitaciones y sigue plus ultra que vas por el mejor camino. Te mando un beso. Héctor Edgardo de León. (O simplemente Héctor, domador de caballos [según las últimas palabras de Homero en "La Iliada"]).

diana poblet dijo...

Gracias por detener tu camino Hector, fue un placer conocer tu poesía.
d.

Eduardo dijo...

Feliz aquel que se sienta destinatario de lo sublime de estos versos.

Eduardo M.

diana poblet dijo...

�Se sentir�a usted?
Imagino que s�.
abrazo,
d.